Sanidad porcina 12/19

 

3 pasos para combatir la diarrea postdestete

Es bien sabido que la diarrea postdestete en lechones es un problema multifactorial. Afrontar que sin el uso de antibióticos u óxido de zinc también se requiere una solución multifactorial. Aquí hay algunos: el uso de fibra no digerible en la alimentación, el uso de biomarcadores de inflamación y la adhesión a un plan de salud total.

 

En los últimos años, la producción sin antibióticos se ha convertido en uno de los principales problemas en el negocio de los cerdos. La presión de las organizaciones locales e internacionales, así como la demanda de los consumidores, está llevando a las empresas a establecer cadenas de producción completamente nuevas. Ahora el desafío es extender ese concepto a las granjas porcinas. Para que las granjas porcinas puedan producir sin antibióticos, uno de los principales desafíos es el problema de la diarrea posterior al destete.

 

Usando fibra no digerible en el alimento

Los trastornos digestivos durante la primera semana después del destete a menudo se asocian con el consumo de alimento. El tiempo entre el destete y la primera ingesta puede ser de hasta 2 días, lo que lleva a una menor capacidad digestiva. Es muy importante limitar la bulimia, que podría ser provocada por el hambre. En ese contexto, el uso de fibra no digerible en el alimento puede ayudar.

Debido a que el consumo diario de alimento generalmente se divide en comidas de diferentes tamaños y patrones, los procesos de digestión se adaptan a esas situaciones: el alimento se retiene en el estómago y pequeñas cantidades de alimento se liberan de forma intermitente en el intestino delgado. Las contracciones musculares ayudan al alimento a moverse a través del intestino para llegar al colon. En ese proceso, la válvula ileocecal (o esfínter) desempeña un papel clave, que limita los reflujos ricos en bacterias desde el intestino grueso hacia el íleon ( ver Figura 1 ). La digesta se fermenta y descarga regularmente en el recto y se excreta.

Figura 1 - Dibujo de una válvula ileocecal.

 

 

 

Sin embargo, después del destete, la capacidad digestiva es muy limitada debido a la baja acidificación del estómago y a la reducción transitoria de la superficie hidrolítica y absorbente del intestino delgado. La inmadurez del tracto digestivo del lechón al destete, por lo tanto, no permite la función correcta del esfínter entre el ciego (donde viven las bacterias) y el íleon. Cuando se producen reflujos desde el ciego o el colon hacia el íleon, la presencia de bacterias en el íleon aumenta el riesgo de contaminación por patógenos oportunistas (por ejemplo, coliformes) y, en consecuencia, el riesgo de trastornos digestivos.

Agregar estructuras de alimentación puede fortalecer el esfínter. En 2015, un equipo dirigido por la investigadora Maria Grazia Cappai de la Universidad de Sassari, Italia, demostró que al aumentar la fracción en la alimentación de partículas de más de 1 mm aumentaba el grosor de la válvula ileocecal, lo que resulta en una menor presencia de bacterias oportunistas.

Además, la fibra no digerible puede limitar la adhesión de E. coli a la mucosa intestinal y, en consecuencia, disminuir la incidencia de diarrea en lechones. Los patrones de comidas más regulares facilitan el tránsito, limitando la acumulación de materiales no digeribles en el intestino posterior y, en consecuencia, la cantidad de nutrientes disponibles para las bacterias intestinales.

Esas propiedades se verificaron en un ensayo realizado en las instalaciones de investigación de Mixscience. En ese ensayo, se compararon los resultados de 3 grupos de lechones. Los lechones recibieron una alimentación previa al inicio que contenía uno de los siguientes:

0,61% de lignina

 

1,53% de lignina

 

2,45% de lignina.

En el grupo que recibió el nivel más alto de lignina, no fue necesario tratar a los lechones contra la diarrea. La diferencia de crecimiento entre los cerdos tratados o no por diarrea fue mayor en el grupo que recibió el nivel más bajo de lignina (0,61%) que en el grupo que recibió 1,53% de lignina. Los lechones alimentados con el nivel más alto de lignina aumentaron la ingesta de alimento en un 16%, mientras que la tasa de crecimiento creció un 27% en comparación con los que recibieron el nivel más bajo de lignina. Los lechones con mayor contenido de lignina también fueron significativamente más limpios que otros lechones (cuando se midieron en las marcas de estiércol en el cuerpo).

 

 

Limitando la inflamación intestinal

 

Limitar la inflamación intestinal también es una forma importante de controlar la salud intestinal. Se puede utilizar un biomarcador fecal para cuantificar la inflamación intestinal para estudiar los efectos de los alimentos de destete. La mieloperoxidasa (MPO), un biomarcador de la actividad de neutrófilos, es un componente del lisosoma. Cuando esas células inmunes se acumulan y se degranulan en la mucosa intestinal, se libera MPO en la luz intestinal. La enzima se ha utilizado en medicina humana durante décadas para confirmar el diagnóstico de enfermedades digestivas inflamatorias, y es estable en la degradación microbiana en el colon.

Una presentación en la Cumbre Zero Zinc en junio de 2019 en Copenhague, Dinamarca, concluyó que la MPO fecal no estaba influenciada por el sexo o el peso al destete de los lechones. Esa investigación se basó en 292 muestras individuales. Sin embargo, la MPO fecal estuvo influenciada por la edad del lechón en el muestreo y la marca fecal de acuerdo con la escala de heces de Bristol. El MPO aumentó con mal estado fecal. En combinación con el rendimiento zootécnico, ese análisis permite diseñar recetas adecuadas para piensos sin antibióticos u óxido de zinc.

 

Aplicando un concepto general

En la salud digestiva, la alimentación juega un papel central. Sin embargo, no puede ser la única forma de solucionar problemas en la granja. Por lo tanto, la nutrición debe integrarse en un concepto general que incluya construcción, genética, manejo de la granja, nivel de información del productor, agua, presión de patógenos y un plan de profilaxis veterinaria. En Mixscience, dicha estrategia se conoce como el enfoque de Gestión sostenible de la salud animal.

Este enfoque se ilustra en un estudio realizado en 2019 en las instalaciones de investigación de la compañía que comparó el rendimiento sanitario y zootécnico de los lechones alojados en un edificio antiguo (mayores de 30 años) con ventilación deficiente y pisos de tablillas de concreto contra aquellos en un edificio bastante nuevo con Un piso de acero. Entre los lechones alojados en el edificio más antiguo, el 44% fueron tratados por diarrea acuosa, en comparación con el 2% en el otro edificio (ver Figura 2). La diarrea se asoció con una disminución en la ingesta de alimento del 8% y una reducción del aumento de peso del 20% durante los primeros 21 días después del destete.

 

 

 

 

 

 

 

Referencias disponibles bajo petición

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comente esta nota
Ver los comentarios

 

Biomax

Biodigestores

 

 

 

 

Vetifarma

Vetifarma

Alimentos y concentrados

 

 

 

Biofarma

Biofarma

Alimentos y concentrados

 

 

 

 

Cortinas para criaderos

Cortinas para criaderos

 

 

 

 

Equipor

Equipor

Equipamientos e insumos

 

 

 

 

Termoplast

Comederos para cerdos

 

 

 

 

Austral Del plata aditivos alimentarios a base de probióticos

Aditivos alimentarios a base de probióticos

Alimentos y concentrados


 

 

<<<Volver a artículos | <<< Volver al inicio

¡CSS Válido! Valid HTML 4.01 Transitional

Copyright © 2005 Universo Porcino.

DeSitiosWeb - Diseņo de sitios web