Sanidad porcina 10/17

 

Complicaciones hepáticas en cerdas como animal lechero por excelencia.

PARTE 1

 

Cualquier problema que se dé en la cerda lactante se resume en la agalaxia o hipo galaxia. Es decir, la inexistencia o bien escasa producción de leche

 

 

Ya es hora, que empecemos colocando las cosas en su sitio y que reivindiquemos de una vez por todo el tremendo papel que tiene que tener la cerda como animal lechero.

 

La glándula mamaria

Las hormonas que juegan un papel principal en la producción láctea son la prolactina (necesaria para mantener la producción de leche), la hormona del crecimiento (estimula las células secretoras y regula el aporte de nutrientes hacia la mama) y la adrenocorticotropa (regula la función metabólica de la lactación). La glándula mamaria está formada por dos estructuras, el parénquima glandular (que es la parte secretora) y el estroma (tejido adiposo, vasos sanguíneos y vasos de la linfa, tejido conjuntivo). La leche se genera en los lactocitos, que a su vez recubren la pared de los alvéolos. Los alvéolos son la unidad secretora de la glándula, que encapsulados forman los lobulillos que a su vez agrupados forman los lóbulos (todas estas agrupaciones se acaban uniendo en diferentes conductos que drenan en el seno lactífero que a su vez se divide en dos partes (la cisterna de la ubre y la cisterna del pezón). Finalmente tenemos el pezón que es la parte por donde la leche sale y lo hace por dos conductos por pezón. Es importante saber que la producción de leche no dependerá sólo del número de células secretoras jugará un papel muy importante el volumen de los alvéolos y la frecuencia de vaciado de los mismos. (collell 2014).

 

 

 

Principales problemas de la cerda lactante

Farmer. (2012) indica que cualquier problema que se dé en la cerda lactante se resume en la agalaxia o hipogalaxia. Es decir, la inexistencia o bien poca producción de leche. Ambos problemas están relacionados. Antes de nada, cabe distinguir si nos hallamos ante un problema infeccioso o no infeccioso ya que en un caso tendremos a una cerda enferma y en el otro no y consecuentemente el protocolo de actuación será totalmente diferente. Entre las causas infecciosas tenemos que diferenciar si se trata de una infección general o bien es una infección específica de la mama. Entre las causas no infecciosas jugarán un papel muy importante la disponibilidad de agua, las limitaciones del amamantamiento, las causas endocrinas y la nutrición. Las causas endocrinas pueden haber sido provocadas por un estrés o bien por una mala nutrición. 

 

Causas infecciosas

Una infección general que afecte a la salud de la madre nos comprometerá la producción de leche como es lógico pensar. En este caso a la cerda que tiene fiebre le disminuye el apetito y como consecuencia acabará produciendo menos leche. Si se trata de una infección de la mama hablamos de mastitis. Nos podemos encontrar con la inflamación de una o varias mamas. Además, podemos encontrarnos con una mastitis aguda (principalmente producida por coliformes) con fiebre, glándulas enrojecidas, calientes y dolorosas, o bien con una mastitis crónica que suele aparecer como consecuencia de una aguda. Collell (2010)

 

Causas no infecciosas

Collell. (2010), Entre las causas no infecciosas podemos hablar de las causas endocrinas, limitaciones en amamantamiento, agua y nutrición.

. Las causas endocrinas son básicamente derivadas de un aumento del estrés por el incremento del cortisol y de su posterior inhibición de la prolactina. 

. El agua jugará un papel importante principalmente por el estreñimiento que empezará produciendo y por la posterior disminución del apetito.

. La nutrición será probablemente uno de los factores que más peso tendrá en esta producción de leche. De especial mención sería en este punto la importancia del balance energético y metabólico que tendría que tener esta cerda. Un ejemplo claro es la cetosis que tienen las cerdas antes del parto (en la última semana de gestación) y que de seguro nos tiene que afectar. El cambio metabólico que supone usar grasas en lugar de carbohidratos con la consecuente aparición de cuerpos cetónicos en el fluido extracelular tiene un efecto claro sobre la reducción de peso y la anorexia que vemos muchas veces en nuestras explotaciones.

Hígado de las cerdas

Dado que la cerda lactante consume grandes cantidades de alimento especialmente en la etapa de lactación, este alimento es rico en energía, por la alta demanda para producir grandes cantidades de leche, esta necesidad de energía, muchas veces no compensada causa movilización de su grasa de reserva y traer como consecuencia problemas de acetonemia y hígado graso, por esta razón podemos decir que el hígado de las cerdas normalmente está bajo estrés. Diversas medidas pueden ayudar a proteger el hígado y apoyar a los animales sanos. Esto se traduce a menudo en lechones que nacen débiles, menores pesos al nacer, mayor incidencia de patas abiertas y falta de producción de leche. Resulta importante mantener el hígado tan sano como sea posible y evitar el estrés adicional de las toxinas, p. ej. las micotoxinas, endotoxinas, antibióticos, las enfermedades como la infección por Circovirus Porcino 2 (PCV2) y el alimento con alta concentración de grasas o proteínas.

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comente esta nota
Ver los comentarios

Equipor

Equipor

Equipamientos e insumos

 

 

 

 

Termoplast

Comederos para cerdos

 

 

 

 

Austral Del plata aditivos alimentarios a base de probióticos

Aditivos alimentarios a base de probióticos

Alimentos y concentrados

Vetifarma

Vetifarma

Alimentos y concentrados

 

Biomax

Biodigestores

 

Biofarma

Biofarma

Alimentos y concentrados

Cortinas para criaderos

Cortinas para criaderos

 

 

<<<Volver a artículos | <<< Volver al inicio

¡CSS Válido! Valid HTML 4.01 Transitional

Copyright © 2005 Universo Porcino.

DeSitiosWeb - Diseño de sitios web