Sanidad Porcina 02/15

 

Manejo de la salud y tránsito intestinal en marranas: una oportunidad de mejora en la productividad de lechones

 

 

 

En la producción porcina moderna una de las etapas más importantes es hacer un buen traslado de las marranas desde el área de gestación al área de lactación. Esta gestión siempre provoca cierto nivel de estrés en los animales, la cual está relacionada con cambios en el estado hormonal y tipo de alimento (formulación, presentación, etc). El impacto en el tránsito intestinal se llama: Tiempo Medio de Retención, éste incrementa el tiempo de tránsito del alimento y cambia el aspecto de las heces debido a fermentaciones (cambios de flora, producción de toxinas), entre otros. Desde el punto de vista nutricional, existen aditivos estratégicos orientados al cambio gradual y efectivo de la flora intestinal con el fin de mejorar los parámetros productivos de las marranas y sus lechones.

 

 

Utilización de levaduras vivas como mejorador de la salud intestinal en cerdos

Existe una gran cantidad de microrganismos (bacterias y levaduras) y sus derivados (cultivos de levadura, paredes celulares) a los que se les atribuyen características de probióticos y prebióticos respectivamente. La levadura Saccharomyces cerevisiae es considerada como un probiótico que no coloniza el tubo digestivo, pero se ha observado que favorece la salud en general.

 

Nuevos desafíos en la nutrición de la marrana gestante y lactante

Entre los principales desafíos de la producción porcina actual tenemos:

 

Estado de las marranas: La cerda moderna es más joven y más delgada en el momento del primer parto; ha sufrido una reducción del espesor de la grasa dorsal de alrededor de 50 % en los últimos 30 años.

 

Necesidades energéticas: camadas más numerosas requieren de reservas energéticas más elevadas durante la gestación.

 

Producción lechera: La tendencia a la hiperprolificidad fuerza a la cerda a un aumento de producción de leche: superior a 10 Kg./día, un aumento de un 25 % en 20 años.

Todos estos desafíos conllevan a los siguientes riesgos:

 

Pérdida de peso: Debido a que las marranas finalizan los procesos de lactación muy delgadas, es muy importante que recuperen las pérdidas de peso antes del ciclo gestante siguiente.

 

Agalactia/Hipoagalactia: Problemas digestivos, ingesta a la baja, impacto directo sobre la producción de leche, alimentación insuficiente, y por ende una disminución en los resultados zootécnicos de los lechones.

La producción porcina viene priorizando parámetros zootécnicos como la hiperprolificidad de marranas lo que conlleva a partos lánguidos, pesos menores al nacimiento y al destete, camadas heterogéneas, problemas de mamitis y agalaxia post-parto, entre otros. Con estos cambios en el sistema de producción aparecen nuevos objetivos productivos: la capacidad de ingesta de la cerda, la producción de leche, el peso de la cerda al destete, etc.; estos factores hacen que la fase alrededor del parto sea crítica y requiera estrategias técnicas y sanitarias de mejora.

 

Importancia del tránsito intestinal y sus riesgos

El estado de la flora intestinal tiene un papel fundamental sobre la salud, la eficiencia alimenticia y el comportamiento de los animales, todo ello vinculado estrechamente a su productividad. La frecuencia y forma de emisiones de heces alrededor del parto constituye una verdadera “señal de alerta” para un buen desarrollo de la fase de gestación y para un inicio de la lactación de los lechones con el menor riesgo posible.

 

 

Tránsito intestinal alrededor del parto: ¡El factor clave!

El buen estado y la regulación de la flora intestinal de la marrana alrededor del parto son cruciales para obtener unos buenos resultados al destete.

La transición de gestación a lactación implica mucho estrés para las marranas. El estrés es un elemento que a menudo es subestimado por los operarios de la granja ya que interfiere en procesos biológicos y bioquímicos de la cerda, y tiene una incidencia directa sobre la duración del parto, la tasa de nacidos muertos, y sobre la falta de vigor en los lechones. A este hecho se le añade un fenómeno extendido y a menudo recurrente en las granjas como son las diarreas neonatales que contribuyen a acentuar la heterogeneidad de los lechones al destete.

El estrés durante el parto genera una abundante producción de adrenalina que inhibe la liberación de oxitocina. Por tanto, las marranas estresadas tendrán partos más lánguidos y dificultosos; las cerdas necesitarán más asistencia por parte del personal: ayuda en el parto, inyección de oxitocina, vigilancia para evitar aplastados, etc.

El cambio de alimentación de la gestación a la lactación modifica la flora intestinal de la marrana, la cual presenta dificultad para mantener el nivel de ingesta cuando entra a la fase de maternidad. Este cambio de flora aumenta el riesgo de tener problemas de fermentaciones, producción de gases y/o toxinas, aparición de estereotipias, y en definitiva, aumenta el malestar y empeora el estado sanitario. Es importante que los lechones nazcan con cierta rapidez. La presión parcial de CO2 en sangre de los lechones aumenta con la duración del parto, y con el número de lechones nacidos y su orden de nacimiento.

Un parto prolongado aumenta automáticamente los riesgos de hipoxia intrauterina, y aunque no sean siempre mortales, estos fenómenos afectan a la viabilidad y al vigor de los lechones. Un parto muy prolongado conlleva también una heterogeneidad del estado inmunitario de la camada. En efecto, el contenido en inmunoglobulinas del calostro decrece fuertemente durante las horas del parto. Los últimos lechones nacidos corren el riesgo de adquirir una resistencia inmunitaria inferior al resto de la camada. A nivel cuantitativo, es frecuente que los más débiles y menos vigorosos (a menudo del último tercio) tengan más dificultad en acceder a los pezones, e ingieran un calostro de menor calidad y en cantidades menores. El calostro representa la primera y única fuente de energía, de calor y de inmunidad de los lechones. Una inadecuada toma de calostro puede afectar a la tasa de supervivencia de la camada.

 

La reducción de la producción láctea se debe a la ausencia de bienestar de la marrana en el post-parto causada por: partos lánguidos y dolorosos, cerdas primerizas, enclaustramiento, estrés, etc.

 

Consideraciones finales

El papel y la importancia de la flora intestinal sobre la salud de las marranas alrededor del parto, son generalmente subestimados.

La hiperprofilicidad puede ocasionar trastornos digestivos asociados a cambios del nivel y tipo de alimentación y al propio estrés, sin embargo este inconveniente puede manejarse adecuadamente, mientras se den los cuidados apropiados y se monitoree el manejo de las mismas y sus lechones, con foco en el manejo nutricional.

La composición de la dieta contribuye a modificar el perfil de la flora intestinal. Hay alimentos que tienen un efecto benéfico sobre la flora incrementando la flora celulolítica, mejorando la salud digestiva, y proporcionando un mayor confort intestinal a las marranas, las cuales obtienen mejores resultados al destete: mantienen su condición corporal y destetan lechones más pesados y homogéneos, con mayor supervivencia durante la lactación.


 

 

 

 

Comente esta nota

 

Ver los comentarios

 

 

 

 

 


Biomax

Biodigestores

 

 

 

 

Grantec

Grantec

Comederos, pisos, bebederos, calefaccion, silos

 

 

 

 

Equipor

Equipor

Equipamientos e insumos

 

 

 

 

Termoplast

Comederos para cerdos

 

 

 

 

 

 

 

<<<Volver a artículos | <<< Volver al inicio

¡CSS Válido! Valid HTML 4.01 Transitional

Copyright © 2005 Universo Porcino.

DeSitiosWeb - Diseño de sitios web