Sanidad Porcina 01/10

ÚLCERAS GASTRICAS

¿Cómo podemos prevenirlas y tratarlas?

 

Las úlceras gástricas son un problema presente en la mayoría de los cebos, en mayor o menor intensidad, por lo que podemos decir que se trata de un problema común en las explotaciones porcinas industriales. Sin embargo y a pesar de conocer bastante bien los mecanismos por los cuales se producen, todavía tenemos muchas dudas a cerca de cuales son los factores de riesgo que pueden estar involucrados en su formación. El conocimiento de estos factores será determinante para poder prevenirlas. De otra parte, hoy por hoy todavía no hay un tratamiento económicamente viable que permita la curación de las úlceras una vez que se presentan, por lo que su prevención se convierte en un punto crítico.

 

 

Sintomatología clínica

Las úlceras se pueden presentar en cualquier momento de la vida productiva del cerdo, pero con mayor frecuencia se presentan a mitad de la fase de cebo, en animales de más de 50 Kg., o bien, en cerdas reproductoras, concretamente en aquellas que se encuentren en períodos de la reproducción donde la ingesta de pienso alcanza sus máximos, y esos momentos son el final de la gestación y la lactación.

En muchas ocasionas lo único que se observa es una baja con una apariencia muy pálida. A la necropsia detectaremos una sangre menos roja más líquida, los órganos estarán pálidos y esto se hace especialmente visible en órganos como el hígado. Al observar el aparato digestivo veremos contenido oscuro en

distintas zonas y al abrir el estómago lo más habitual es encontrarse un gran coágulo de sangre y en la zona gastro-esofágica la úlcera.

 

¿Por qué se produce una úlcera?

A veces pensamos que el proceso de generación de una úlcera gástrica es muy lento y la realidad es que no es así. Kokue, et al. en 1981 demostraron experimentalmente que las úlceras gastro-esofágicas se pueden reproducir experimentalmente mediante la administración (infusión gástrica) de aceite con histamina. La histamina es un potente estimulador de las secreciones gástricas en el cerdo. Kokue y su equipo demostraron mediante endoscopia la relación entre dosis de histamina y tiempo de desarrollo de la úlcera. En tan sólo 3 horas después de la administración del aceite con histamina se detectaban por endoscopia severas hemorragias en la zona gastro-esofágica y a las 9-12 horas después de la administración del aceite con histamina ya se detectaban claramente las úlceras.

Una de las causas que hoy sabemos que está directamente relacionada con una liberación elevada de histamina y por lo tanto con la generación de úlceras es el ayuno. En 1997, A.J. Mackin, llevaron a cabo un estudio en el que consiguieron reproducir úlceras en cerdos entre 1 y 2 días después de un período de ayuno. A partir de esos estudios hoy sabemos que la interrupción o alteración del patrón de comidas, así como la cantidad de ingesta, es uno de los factores clave y primarios en el desarrollo de úlceras. Sea cual sea la causa de la alteración.

 

Prevención

Como es de suponer la prevención pasa por el control del principal factor de riesgo:

• Alteraciones de la ingesta

• Otros factores que la puedan afectar

Cuando hablamos de los factores de riesgo en el caso de la generación de úlceras gastro-esofágicas tenemos que tener en cuenta que estos factores van a tener un efecto acumulativo y que no van a actuar separadamente unos de los otros, sino que podemos encontrarnos con diversas interacciones entre ellos. Para organizarlos los vamos a agrupar en cinco grupos distintos:

1. Operacionales

2. De ambiente

3. Físicos y mecánicos

4. Sanidad

5. Genética

 

1. Operacionales

En este tipo de factores se encontraran aquellos que debido al sistema productivo en concreto que se esté aplicando puedan afectar a la estabilidad en el régimen alimentario, por ejemplo: Tolvas de poca capacidad pueden darnos periodos sin pienso de noche. Manejos específicos (dejar que se terminen el pienso para evitar esquinas sucias). En primerizas pasar de pautas “ab libitum” a racionadas, por ejemplo: Pre y post selección. Poca palatabilidad del pienso debido a procesos de oxidación o enranciamiento, presencia de fermentaciones: Micotoxinas. En alimentación restringida: excesiva densidad de animales o restricciones del espacio de comedero. Interrupción o reducción esporádica del flujo de agua. La electrificación de los comederos (malos contactos) puede ocasionar también interrupciones del consumo. En las cerdas lactantes el manejar patrones de alimentación variables como pueden ser el cambio de comedero de gestación a lactación (tolvas) o alteraciones en la calidad de la comida (cambios frecuentes de fórmulas simplemente por motivos económicos. Otras veces las instalaciones pueden estar alterando los patrones de consumo y sin embargo la relación puede no ser tan clara, como sucede a veces cuando los suelos son resbaladizos e intimidan a las cerdas.

 

2. De ambiente

El calor está considerado como uno de los elementos más estresantes y que puede interrumpir los patrones de alimentación, naturalmente su riesgo aumenta en situaciones de sobre-densidad o de escaso suministro de agua. Otras veces el calor puede afectar de un modo indirecto, por ejemplo a partir de las alteraciones que pueda ocasionar en el pienso en el sentido del deterioro de antioxidantes como la vitamina E y la grasa. En 1993 J. Deen, demostró que en algunas zonas en verano la incidencia de úlceras podría aumentarse x5. Sin embargo, esto no se cumple siempre: Guillermo Ramis, et al. en 2006 detectaron una mayor (el doble) presencia de úlceras en los meses fríos. La explicación ante estos datos tan dispares puede encontrarse precisamente en una de las características de los factores de riesgo que se ha comentado anteriormente y es el hecho de que no actúan independientemente unos de otros y de hecho hoy sabemos que con presencia de enfermedades respiratorias se aumenta la presencia de úlceras y éstas son más probables en los meses fríos, lo que explicaría los datos de G. Ramis. El mismo autor también comprobó en un estudio sobre la producción porcina en la zona de Murcia (2004) que en granjas grandes había más porcentaje de úlceras. El incremento de prevalencia entre granjas pequeñas y grandes era del

139,24%.

 

3. Físicos y mecánicos

En este grupo nos referimos especialmente a factores que afectan al aspecto del pienso y por lo tanto que pueden actuar directamente sobre la ingesta o sobre el animal. El tamaño de la partícula es uno de los factores más importantes. Tamaños inferiores a 500 micrómetros de diámetro pueden dar problemas, de hecho los problemas serán considerables cuando se trabaja con tamaños inferiores. El tamaño de partícula medio recomendado es de 700 micrómetros, y la distribución de las partículas debería ser normal: NO debería haber más del 15% de partículas < 300 micrómetros. Para conseguir este tamaño y distribución de partículas en molinos de martillos (los más habituales en nuestro país) se debería trabajar con tamices de 2-4 mm. para cereales. Las distribuciones bimodales en el pienso (diferentes tamaños) incrementan el riesgo, (frecuente en gránulo). En el caso de pienso en gránulo la temperatura produce la gelatinización de los almidones (el almidón gelatinizado es más ulcerogénico), por lo que habría que considerar el gránulo en sí un factor de riesgo, de otra parte la granulación permite la adición de partículas mas finas y son mucho más difíciles de detectar.

 

A continuación se enumeran distintas materas primas o tratamientos y su relación o no con la generación de úlceras:

Materia Prima o

Tratamiento

Acción sobre las úlceras

(Empeoramiento, prevención o curación)

Cebada

Empeoramiento en molienda fina

Trigo

Empeoramiento

Maíz

Empeoramiento

Avena

Preventiva

Alfalfa

No se observa beneficios

Soja

No se observa beneficios

Endospermo

Asociado con incremento incidencia

Salvado

Acción preventiva marginal

Germen

No se observa beneficios

Fibra

Preventiva

Granulación

Empeoramiento / o Acción preventiva marginal

Partículas pequeñas

Empeoramiento

Tratamiento térmico

Indicios de empeoramiento

Gelatinización

Indicios de empeoramiento

Sulfato de cobre

Empeoramiento a niveles altos

Metionina

No se observa beneficios

Antibióticos

No se observa beneficios

Vitamina E

Respuesta variable

Vitamina C

No se observa beneficios

Vitaminas A & D

No se observa beneficios

Vitaminas B

No se observa beneficios

Vitamina U

Beneficios marginales sobre mortalidad

Hierro

Empeoramiento a niveles altos

Zinc

A bajos niveles empeora

John Kopinski, DPI&F Queensland and Bruce McIntosh, McIntosh AB

4. Sanidad

Últimamente y debido a los descubrimientos llevados a cabo en humanos se ha intentado buscar un agente bacteriano como causa de las úlceras gástricas. Esta Asociación entre Helicobacter-bacterias y úlceras todavía no está bien establecida hay pocos estudios y muy contradictorios. Sin embargo, estudios muy recientes (2005) llevados a cabo por el equipo de Krakowka, DM, han conseguido inducir experimentalmente gastritis y úlceras gástricas con especies parecidas a Helicobacter, con lo que posiblemente tan sólo sea una cuestión de tiempo el tener este apartado más esclarecido.

Lo que si sabemos es que las enfermedades respiratorias víricas con algunas de bacterianas son buenos ejemplos de interacción entre úlceras y enfermedades. Así, animales infectados con PRRS y M.hyo desarrollaron más úlceras gástricas (Dionissopoulous, et al. 2001). También se han descrito asociaciones entre úlceras, PMWS y PDNS; aunque en algunos de estos casos las úlceras no eran gastroesofágicas sino que estaban situadas en la región glandular del estómago, concretamente en los casos de PDNS. El origen de estas relaciones no se tiene del todo claro y de hecho hay dudas al respecto pues no se sabe si las úlceras son una consecuencia de la anorexia que generan estas enfermedades en sus cuadros clínicos o si su origen estaría relacionado sólo con una liberación de histamina. Los problemas respiratorios agudos son más ulcerogénicos que las enfermedades crónicas, posiblemente por la anorexia que generan.

Se ha hablado también de la interacción entre algunos medicamentos y las úlceras, aunque en muchas ocasiones es más un problema de sobre-dosificación o de reducción de la ingesta provocada por un mal sabor que por que la sustancia en sí sea ulcerogénica.

Es imprescindible decir que entre cerdos retrasados el hallazgo de úlceras gástricas es común, posiblemente por los períodos de anorexia que han sufrido.

 

7. Genética

La relación de las úlceras con distintos genotipos no es nueva. Berruecos JM y

Robinson OW (1972) estimaron la heredabilidad de las úlceras gástricas en 0,52.

 

Tratamiento

Para conseguir tratar las úlceras gástricas en cerdos se han probado numerosos productos. Desde vitaminas o minerales, como la vitamina E o el selenio, pasando por la vitamina U (methylmethioninesulfonium chloride) que en realidad no es una vitamina sino un producto extraído de la col con propiedades protectivas demostradas en humanos, pero todos ellos con pocos resultados.

Se han probado también diversas drogas como el Omeprazol, en este caso

Friendship, R.M. et al. en el 2000 consiguieron reducir la producción de úlceras en una población de cerdos sometidos a ayunos de 24 y 48 h. cuando se sometían a dosis de 40 mg. Sin embargo, la viabilidad económica de estos tratamientos es muy discutible. También se han probado otras drogas como: Hidróxido de aluminio, Silicato magnésico, Almagato (Almax®- compuesto inorgánico cristalino de aluminio magnesio hidroxicarbonato hidratado); este tipo de sustancias actúan como protectores de la mucosa gástrica y pueden tener su aplicación en caso de tratamientos individuales como en cerdas lactantes.

Se han probado también sustancias con efecto “Buffers” como el Bicarbonato sódico que han mostrado efectos beneficiosos pero poco contundentes. El uso de ß-agonistas o prostaglandina E2 no se ha mostrado efectivo.

La adición a la dieta de fibra larga (paja) puede tener un efecto terapéutico como ya se ha comentado, pero en su aplicación es discutible en nuestros sistemas de producción intensiva.

 

Conclusiones

La revisión de la alimentación y especialmente la fabricación no debe faltar en cualquier cuadro de úlceras gástricas, pero no debe ser la única actuación. La revisión intensiva de todos los factores predisponentes, especialmente aquellos que alteren el patrón alimenticio será un punto crítico en la prevención.

Hoy por hoy, no hay medidas terapéuticas prácticas, efectivas y económicas que sirvan para tratar las úlceras gástricas, excepto para tratamientos individuales. El control de las enfermedades presentes en la explotación ayudará al control de las úlceras: En cuadros de PDNS o PMWS será crucial y también presencia de PRRS.

Un buen indicador puede ser la reducción de retrasados pues hay una relación directa entre ellos y la presencia de úlceras.

Los tratamientos antibióticos a día de hoy no son una opción realista del tratamiento de úlceras.

 

 

Autor: Enric Marco

 

 

Comente esta nota

 

Ver los comentarios

 

 

 

 

 


Villa y Moreno
Proveedores Agropecuarios

 

 

 

 

Laboratorio Llamas

 

 

 

Novartis

Novartis

Vacunas antibioticos

 

 

 

Austral Del plata aditivos alimentarios a base de probióticos

Aditivos alimentarios a base de probióticos

Alimentos y concentrados

 

 

El fogón

Agroveterinaria

Insumos Veterinarios Instrumental y Electrificación

 

 

 

 

 

 

<<<Volver a artículos | <<< Volver al inicio

¡CSS Válido! Valid HTML 4.01 Transitional

Copyright © 2005 Universo Porcino.

DeSitiosWeb - Diseño de sitios web