Nutrición porcina 06/21

 

Una óptima condición corporal y la producción de leche de las matrices están vinculadas con el buen desarrollo de los lechones

 

Un buen manejo nutricional de las cerdas es esencial para la producción de una leche de calidad y en la cantidad necesaria para atender las necesidades nutricionales de la camada. Después del parto se incrementa la demanda de nutrientes para asegurar el correcto funcionamiento de las funciones fisiológicas, productivas y reproductivas. Augusto Heck, alerta para los requerimientos de los lechones y el tamaño de la camada, factores que pueden llevar a pérdidas de peso de la matriz de hasta más de 1 kg/día.

 

“El productor debe hacer la gestión de la condición corporal de las cerdas desde la fase inicial hasta el fin de la vida. Lo más importante es ajustar la nutrición en términos de volumen y nutrientes para mantener una condición corporal adecuada” (Heck)

 

El especialista líder en soluciones naturales para la nutrición animal, subraya el hecho de que las hembras bien nutridas están menos sujetas a problemas posparto como el Síndrome Mastitis, Metritis, Agalactia (MMA), que causa una reducción parcial o total de la producción de leche. “La lactancia es la responsable directa de la ganancia de peso de los lechones y, por lo tanto, cuanto mayor sea la cantidad de leche producida, mayor será el consumo y consiguiente ganancia de peso de los animales. Además, existe una correlación positiva entre el peso al destete y la reducción de la mortalidad durante el período de lactancia”

 

La leche materna es el alimento más completo y necesario para el buen desempeño de los lechones, además de tener un menor costo. Su composición incluye nutrientes esenciales y equilibrados para el buen desarrollo de los animales. Heck recomienda introducir alimentos sólidos a los lechones a partir de los 7-10 días de vida, pero en pequeñas porciones para que los animales se acostumbren más fácilmente al período pos destete, reconociendo el sabor y la textura de los alimentos.

 

“Es fundamental asegurarse de que todos los lechones tengan acceso al calostro como máximo 6 horas después del parto. Después de este período, se reducen tanto la producción de calostro como la capacidad de absorción de los lechones”, explica Heck sugiere la identificación de los animales con números que indican el orden de nacimiento para facilitar este proceso. “Por ejemplo, si tenemos 14 lechones nacidos, la alternancia debe considerar dos grupos de lactancia – lechones de 1 a 7 y de 8 a 14 – cada 30 minutos. También se debe prestar especial atención al período en que los lechones no están en lactancia, ya que los animales deben mantenerse calentados y abrigados para evitar la mortalidad por hipotermia y aplastamiento”.

 

Es necesario que se preste una particular atención a la pérdida de peso durante la lactancia. “Es necesario combatir este problema en todos los sistemas de producción a través de medidas de manejo y nutrición, que incluyen el uso de aditivos nutricionales, mayor oferta de nutrientes, alimentación nocturna y confort térmico de la cerda”.

 

Los cuidados posparto son esenciales para evitar infecciones y permitir el mantenimiento de la condición corporal de las cerdas y el buen desarrollo de los lechones. El uso de aditivos fitogénicos, por ejemplo, resulta en un mayor consumo de alimento por las cerdas, dado que el producto hace el alimento más atractivo. Estos aditivos también promueven una mejora de la digestión y absorción de nutrientes.

 

 

Fuente: Biomin - Heck

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comente esta nota
Ver los comentarios

Vetifarma

Vetifarma

Alimentos y concentrados

 

Biomax

Biodigestores

 

 

 

 

 

 

 

<<<Volver a artículos | <<< Volver al inicio

¡CSS Válido! Valid HTML 4.01 Transitional

Copyright © 2005 Universo Porcino.

DeSitiosWeb - Diseño de sitios web