Internacionales 06/09

El virus A H1N1 es una cepa distinta al de la influenza porcina

Las autoridades sanitarias europeas han decidido cambiar la denominación a la mal llamada gripe porcina por "gripe A H1N1”, ya que el virus causante de la alerta sanitaria mundial no se ha detectado en los cerdos. Se trata de una cepa diferente a la de la influenza porcina y esta especie ganadera no está implicada en su diseminación

 

 

Según informaba la Agencia EFE, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha decidido cambiar oficialmente la denominación de la mal llamada gripe porcina por "gripe A H1N1". En la Unión Europea ya se había tomado anteriormente la decisión de adoptar el nombre de "nueva gripe", pero siguiendo las recomendaciones de la OMS los organismos europeos ya se refieren al virus con la nueva denominación oficial de la organización supranacional.

 

La enfermedad causada por el virus A H1N1 no debía seguir llamándose gripe porcina porque el microorganismo no se ha detectado en animales, y mantener esta forma de referirse a la enfermedad estaba causando daños innecesarios al sector porcino.

 

Por su parte, la ministra española de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, reiteró que no hay ningún peligro de contagio por comer carne de cerdo o sus derivados. Espinosa pidió calma a los consumidores y que no modifiquen sus hábitos de consumo.

 

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) decidió elevar el nivel de alerta por la nueva gripe al grado 5, en una escala en que el 6 es el grado máximo. El director general adjunto de la organización, Keiji Fukuda, explicó que simplemente se están siguiendo los protocolos y que, por una enfermedad requiere el grado de alerta 5 cuando hay contagios entres seres humanos en múltiples países de múltiples regiones. La OMS considera que la epidemia es inminente.


La directora general de organización, Margaret Chan, ha advertido que la pandemia de gripe puede extenderse con mucha rapidez por todo el mundo y que es mejor ir por delante en las medidas que se vayan a tomar y estar preparados antes de que se produzca esta eventualidad.


Las normas de la OMS recogen que al alcanzar el nivel 5 los países deben pasar de la fase de preparación y activar sus programas de contención para evitar más contagios. Esto implica la vacunación masiva pero, mientras no se cuente con la vacuna, los países han de obtener suficientes antivirales y reservar espacio disponible en los hospitales.


Chan también afirmó que la carne de cerdo se puede comer sin ningún riesgo, siempre se esté bien cocinada.

Los antepasados inmediatos del virus de la gripe A/H1N1 podrían remontarse a un par de décadas atrás

Así se expone en un artículo que se publica en la edición digital de The New England Journal of Medicine, cuyo primer autor es Vladimir Trifonov, de la Universidad de Columbia (Nueva York).

Los análisis genómicos del A/H1N1 revelan una relación con otra cepa del virus de la gripe A porcina aislada en Norteamérica, Europa y Asia; en concreto, se ha determinado una gran similitud con los virus porcinos A/H1N2 hallados en Norteamérica a finales de la década de 1990. El virus A/H1N2 y otros subtipos proceden de los virus porcinos H3N2, también de triple recombinación, que se hallaron en Norteamérica y que pasaron de los cerdos a infectar a humanos.

 

En los últimos años se ha hecho un esfuerzo para aislar y secuenciar los genomas de los virus influenza A, que ha cristalizado en más de 46.000 secuenciaciones recopiladas en el Centro Nacional de Información Biotecnológica estadounidense (NCBI). Los datos de los virus influenza de cerdos y humanos de varios continentes indican que la mayoría de los virus humanos proceden de Norteamérica, Oceanía, Asia y Europa, mientras que los porcinos lo hacen de Norteamérica, Asia y Europa, pero no de África, Oceanía y Sudamérica.

Los virus A/H1N1 de Norteamérica y Europa muestran una fuerte homogeneidad geográfica, mientras que los aislados en Asia contienen una mezcla de linajes norteamericanos y europeos. "Con el análisis de la localización geográfica y teniendo en cuenta que en algunas partes del mundo no se han recabado muestras, no parece sorprender que los ancestros del virus A/H1N1 humano se remonten a un par de décadas atrás. Sólo una vigilancia más eficaz podría evitar la aparición de un nuevo caso como éste en el futuro", concluyen los autores.

Un nutrido grupo de investigadores de México, Estados Unidos y Europa determinaron la estructura genética del virus de la gripe porcina 2009 (A(H1N1)) en muestras aisladas en México y los EE.UU. Los investigadores, pertenecientes a diversos institutos y centros de salud, determinaron que el virus de la gripe porcina consta de 8 segmentos los cuales han estado circulando sin ser detectados por un largo período de tiempo. Asimismo, indicaron que la combinación de estos 8 segmentos no había sido previamente reportada en virus de gripe porcina o humana.

 

Hasta el momento se podía predecir si un virus sería capaz de diseminarse en la población humana. Pero a partir de este trabajo los investigadores han quedado sorprendidos: el virus de la gripe porcina 2009 no estaba en condiciones de pasar de un ser humano a otro de acuerdo a lo que sabían hasta el momento. Pero lo hizo, indicando que hay características hasta ahora desconocidas que están presentes en el A(H1N1) y que permiten su contagio entre personas.

 

Historia y futuro viral

Al hacer un poco de historia, los investigadores indican que todos los segmentos del virus de la gripe porcina 2009 se originaron en aves y luego se transmitieron a los cerdos entre 1918 y 1988. De estos 8 segmentos en que puede dividirse la estructura genética, 6 segmentos son una combinación de material viral de virus porcinos, humanos y de aves, los cuales han estado circulando en América del Norte y Asia desde 1998. Los otros 2 segmentos provienen de virus porcinos de Eurasia. Un virus verdaderamente internacional.

 

Los virus de la gripe porcina fueron detectados por primera vez en 1930 y habían estado circulando dentro de esa población animal desde entonces hasta fines de la década del ‘90. Alrededor de 1998 los denominados virus clásicos de la gripe porcina, se mezclaron con un virus de la gripe humana y otro de la gripe aviar. Estos virus tienen una alta tendencia a intercambiar partes de su estructura genética, creando nuevos virus con nuevas características. Es así como llegamos al virus de la gripe porcina actual.

 

Los investigadores se enfocan ahora en una proteína de la cubierta del virus: la hemaglutinina, responsable de la unión del virus a las células para su posterior infección y que, en el caso del virus de la gripe porcina 2009, es similar a la de otros virus porcinos conocidos. Los investigadores indican la necesidad de continuar observando si esta proteína cambia ya que la misma sería usada en la elaboración de una vacuna y si la proteína se modifica, la vacuna ya no sería efectiva.

 

 

Unión Europea Joaquín Ventura

 

 

Comente esta nota

 

Ver los comentarios

 

 

 

 

 



Villa y Moreno
Proveedores Agropecuarios

Novartis

Novartis

Vacunas antibioticos

 

 

 

Pfizer

Laboratorio Pfizer

 

 

 

BioAromas Latinoamericana

BioAromas
Aditivos para nutrición animal

 

 

 

Austral Del plata aditivos alimentarios a base de probióticos

Aditivos alimentarios a base de probióticos

Alimentos y concentrados

 

 

<<<Volver a artículos | <<< Volver al inicio

¡CSS Válido! Valid HTML 4.01 Transitional

Copyright © 2005 Universo Porcino.

DeSitiosWeb - Diseņo de sitios web