Más granjas para la producción de cerdos.

La genética y el manejo también aportaron lo suyo al sector porcino, que hoy está pasando por un buen momento. En la Rural se vio reflejada esta realidad.


El optimismo del sector porcino sigue con viento a favor. Y las cabañas que participaron en la Rural de Palermo se encargaron de confirmarlo, no sólo con palabras, sino también en la calidad de los ejemplares. "La genética ha progresado mucho y estamos en condiciones de dar carne fresca a los consumidores", aseguró sin rodeos Martín López, de los establecimientos Los Olmos y Cipión, de Río Cuarto.


La intención de ganar espacio en el mercado interno no es nueva, pero se potenció con los altos precios que obtiene la carne vacuna de exportación. Los productores y criadores creen que, con valores altos de cortes bovinos en góndola, la gente comenzará a inclinarse hacia el cerdo (suino) y el pollo. Incluso, aseguran que ese fenómeno ya está ocurriendo y que, en poco tiempo, aumentará el consumo anual per cápita de los productos porcinos.


En ese marco, se prevé un fuerte incremento en la producción primaria. "En dos años se crecerá un 50 por ciento. En la zona de influencia de Río Cuarto se están formando nuevos criaderos y los productores están aumentando el plantel de madres", afirmó Martín López.


El cabañero y dirigente (integra la Asociación Argentina de Cabañeros de Porcinos y la Sociedad Rural de Río Cuarto) consideró que el incremento productivo debe ir acompañado de un plan de acción promocional y de una estrategia del sector frigorífico, para evitar que la oferta sobrepase la capacidad de procesamiento.


Entre enero y mayo de este año, el número de cabezas faenadas fue de casi 782 mil, lo que representa una suba del 21,7 por ciento en comparación con igual período de 2004. La producción de carne, en tanto, fue de 78 mil toneladas (creció 20 por ciento).

López, que este año vendió en Río Cuarto un ejemplar Hampshire (pig) en 9.500 pesos, se alzó con la cucarda de Gran Campeón Macho en dicha raza, con un cerdo de buenas condiciones en nalga, lomo y paleta.


Por su parte, Sergio Magrini, de la cabaña El Jarro (también de Río Cuarto), obtuvo los premios campeón macho y reservado en Pietrain -una de las razas más usadas para producir líneas de madres destinadas a cerdos híbridos-, y reservado campeón hembra junior en Duroc Jersey (pig).
En tanto, la cabaña Don Alfredo, de Jorge Piancatelli (Bell Ville) obtuvo el campeón y reservado macho en Spotted Poland (suino), además de otras categorías en Landrace y Hampshire.


"Aquí está buena parte de la reserva genética del sector porcino argentino, que apunta al desarrollo de razas puras de pedigree", dijo Susana Masseroni, gerente de la Asociación Argentina de Cabañeros de Porcinos.


Fecha:30/7/2005
Fuente: Diario El Litoral de Santa Fe

 



 


Biofarma

<<< Volver a articulos |  <<< Volver al inicio

¡CSS Válido! Valid HTML 4.01 Transitional

Copyright © 2005 Universo Porcino.