Control Integrado de Moscas

CAPITULO 5

Acceso directo a los capítulos:

Cap 1: Moscas | Cap 2: El impacto económico| Cap 3: Control biológico | Cap 4: Monitorización

 

Felipe A. Schlapbach

Ingeniero en Producción Agropecuaria (UCA)

Representante de Ventas Aves & Cerdos

Novartis Argentina S.A.

 

 

 

Resistencia

La mosca doméstica es uno de los insectos más evolucionados, con una reproducción rápida y eficiente. El adulto es omnívoro y sumamente adaptable, y parece ser el insecto "con la mayor capacidad para desarrollar resistencias a los insecticidas a través de la más amplia área geográfica" (Agarwal 1979: informe UNEP).

 

La resistencia a los insecticidas es un proceso evolutivo. Por lo tanto, visto en retrospectiva, está claro por qué esta especie rápidamente desarrolló resistencia a diversos insecticidas.

La aparición de resistencias a los insecticidas, desde el DDT en adelante, se ha seguido muy cuidadosamente en Dinamarca entre 1948 y 1992 (Keiding 1999). El estudio de la resistencia en las moscas domésticas ha permitido tomar decisiones para prevenir la aparición de ésta en insectos menos adaptables (y menos fácilmente criables).

 

El tratamiento periódico y ampliamente difundido con insecticidas residuales de instalaciones animales en Dinamarca condujo a un rápido desarrollo de resistencias, aunque estos tratamientos resultaron parcialmente eficaces durante mucho tiempo.

Los factores clave fueron la exposición de generaciones sucesivas de poblaciones semi-aisladas, con grandes fluctuaciones estacionales, a dosis subletales de insecticida.

 

Cada una de estas poblaciones seleccionadas (sometidas a presión) deja supervivientes. Algunas de estas moscas sobrevivieron porque llevan información genética que les permitió afrontar el efecto del insecticida.

La exposición se repitió con la descendencia y los rasgos genéticos se reforzaron. Con el tiempo, la selección de la resistencia y de otros factores adaptativos (especialmente la resistencia al invierno) pueden superponerse, de manera que las poblaciones finales resultan resistentes y adaptadas.

Una vez se ha alcanzado esta fase, la resistencia no desaparecerá cuando la presión de selección cese.

 

El uso, a partir de 1958, de un cebo azucarado en Dinamarca, pintado sobre zonas donde se posan las moscas, no indujo una resistencia importante. Por el contrario, un uso intensivo y periódico de aerosoles sí generó poblaciones resistentes.

El uso indiscriminado de un insecticida de amplio espectro contra adultos y larvas es probable que produzca resistencias contra el producto químico concreto. El hecho de matar a los ácaros, avispas, escarabajos y arañas beneficiosos agrava aún más la situación.

 

La resistencia cruzada se convirtió también en un factor a tener en consideración, puesto que se halló que la resistencia a los productos antiguos confería resistencia a los nuevos.

Esto puede ser debido a que ambas sustancias químicas tengan un punto de acción común en el insecto (por ejemplo, DDT y piretroides sintéticos), o a la existencia de mecanismos ampliamente eficaces (por ejemplo, resistencia a la penetración) o porque mecanismos bioquímicos específicos afectan ambas moléculas (por ejemplo, niveles elevados de esterasas).

 

Puesto que la resistencia combinada con la adaptabilidad tiende a ser estable en las poblaciones de mosca doméstica, se observó una aparición secuencial de razas multiresistentes.

Hay muchos factores: genéticos, biológicos y operativos, que desempeñan un papel en la evolución de la resistencia (Georghiou y Taylor 1986). Pueden ser evaluados de una forma sistemática mediante una "Evaluación del riesgo de resistencia" (Keiding 1986). Los nuevos compuestos deberían escogerse en función de su capacidad para eliminar cepas multiresistentes y de su incapacidad para generar resistencias bajo presión de selección en el laboratorio (Keiding y col. 1991,1992).

 

Manejo de la resistencia

La creación de razas resistentes en el campo se puede contrarrestar utilizando insecticidas de forma acorde con estrategias de manejo de resistencias.

 

Se han desarrollado y refinado tres estrategias básicas (Georghiou  1994):

 

MODERACIÓN: Uso intermitente de productos de vida corta.

Este concepto implica la aceptación de "umbrales de molestia".

En muchos sistemas podemos aceptar la presencia de un cierto número de moscas. Existen muchos organismos beneficiosos que mantienen las poblaciones de moscas a niveles inferiores de los que alcanzarían de no existir éstos.

Sin embargo, en determinadas épocas del año las cantidades alcanzadas ya no son tolerables y se pueden utilizar productos de vida corta.

 

Los cebos granulares, esparcidos donde las moscas se congregan, están expuestos a las actividades ganaderas diarias y son funcionalmente de vida corta.

Los cebos pintados en superficie presentan un depósito de material atractivo que es absorbido activamente por los insectos. Puede escogerse una concentración para minimizar la posibilidad de selección a dosis subletales. Las moscas que encuentran los cebos mueren, y las otras no se seleccionan. Esto está otra vez en línea con el concepto de moderación.

 

Los cebos tienen escaso efecto directo sobre los organismos beneficiosos, puesto que se colocan cuidadosamente para que tengan un efecto máximo sobre las moscas adultas.

También es posible tomar como objetivo puntos clave de cría, utilizando un larvicida de espectro reducido en "zonas calientes" al principio de la estación (o cuando sea necesario).

 

Los agentes naturales de control biológico tienen buenas perspectivas de supervivencia con este sistema. De hecho, las larvas que sobreviven a un tratamiento de una "zona caliente" (y que posiblemente portan genes de resistencia) pueden ya sea ser eliminadas por (¡hambrientos!) parasitoides y depredadores o acabar apareándose con adultos que no han tenido contacto con el larvicida.

 

SATURACIÓN: Tratamientos concienzudos que eliminen los insectos.

Utilizando esta estrategia de gestión, las moscas son eliminadas completamente de una zona determinada.

Después de limpiar el interior de la zona, se hace un tratamiento concienzudo, por ejemplo con un larvicida.

 

Las fumigaciones residuales no se usan como parte de una estrategia de saturación, puesto que permanecen parcialmente eficaces durante un período de tiempo prolongado.

Sin embargo, en algunos sistemas ganaderos consistentes en meter y sacar completamente lotes de animales en las dependencias, es posible tratar adecuadamente la estructura para el lote de animales que va a entrar, luego limpiar bien una vez éstos fuera, y volver a tratar antes de meter el siguiente lote.

El tratamiento de objetos apropiados, sacos o paneles, que son retirados (limpiados y/o vueltos a tratar) mientras todavía son totalmente eficaces, reduce el problema en edificios que se usan de forma constante.

 

ATAQUE MÚLTIPLE: Uso combinado de productos muy distintos entre sí.

Aquí, se utiliza una combinación de productos no relacionados entre sí. Usando este modelo, si los insectos sobreviven, por ejemplo, a un tratamiento larvicida, morirán por efecto de un cebo cuando sean adultos.

El larvicida y el cebo deben ser de grupos químicos complementarios que no presenten resistencia cruzada.

 

El ataque múltiple puede combinar un componente químico y biológico. El producto químico puede ser un cebo o un larvicida de espectro reducido; el agente biológico puede ser un escarabajo o una avispa parásita.

Un cebo también podría usarse combinado con una especie de mosca que compita con las moscas domésticas en el medio larvario.

 

Estos conceptos se pueden combinar, y de hecho en muchos casos se combinan. Por ejemplo el Ataque Múltiple utilizado en los conceptos de Moderación y Saturación.

Una zona de saturación de una misma explotación se puede proteger (con mosquiteras en las ventanas y unidades de ventilación, puertas con cortinas, etc.) de una zona más amplia de Moderación.

 

El clima, la presión de reinfestación, las prácticas de manejo del estiércol, etc., también tienen su importancia en la elección de la estrategia correcta.

El objetivo siempre es: evitar la selección intensa de generaciones consecutivas de una población de moscas con un único insecticida.

 

"Población" es una palabra clave en esta afirmación.

En algunas zonas una única población de moscas se extenderá por todo un vecindario.

Una estrategia local de saturación puede acabar siendo una estrategia de Moderación cuando se descubre la verdadera magnitud de la población de moscas.

Los insectos no tratados dentro de la población diluyen la presión de selección.

En sistemas de cultivo agrícola, y de forma deliberada, se dejan o crean "refugios" como fuente de insectos sensibles. Si nos referimos al control de moscas, esto debería considerarse de forma individual, caso por caso.

 

En otras zonas, la totalidad de la población de moscas se hallará dentro de un mismo edificio, y en algunos sistemas será posible eliminar toda la población de moscas, por ejemplo cuando se sacan todos los animales durante el invierno y se desinfecta el edificio. Este tratamiento de "saturación" también elimina la presión de selección.

 

Los avances en bioquímica, genética molecular (Hemingway y Ranson, 2000), ecología, dinámica de poblaciones, monitorización, etc., han hecho que, en los últimos años, el problema de la resistencia de la mosca doméstica sea menos alarmante. Se han desarrollado soluciones prácticas en muchas situaciones.

Sin embargo, se  debe seguir promoviendo el desarrollo de estrategias y  las recomendaciones hechas en el ámbito local todavía necesitan ser actualizadas de forma periódica mediante la información más avanzada.

 

Sistemas de producción animal intensiva y programas de control de moscas

Los conceptos básicos de las instalaciones para animales son universales, y las descripciones que siguen sirven para ilustrar la significancia del sistema de producción para el control de moscas.

 

Como se indicó en la sección de Campo de aplicación de la información, este sitio web trata del control de las moscas domésticas y otras moscas afines en y alrededor de las instalaciones de producción animal intensiva, y no se incluyen aquellas moscas que son principalmente plagas del ganado en pastos y praderas.

La producción porcina aumenta en todo el mundo. Para satisfacer la demanda y los criterios económicos de producción, las explotaciones porcinas son cada vez más grandes.

 

Muchas de ellas se rigen por contratos, de manera que determinadas empresas integradas en el conjunto suministran el pienso, actúan como consultores y gestionan los canales de comercialización.


La producción de ciclo cerrado y continuada durante todo el año, en instalaciones de confinamiento de alta densidad y condiciones ambientales controladas, se está convirtiendo en el sistema más comúnmente usado.


Al mismo tiempo, el control de las moscas se vuelve cada vez más difícil. Cada cerdo, desde que empieza a crecer y hasta el acabado, produce 18 toneladas de heces y orina al año. Y esto no incluye las grandes cantidades de agua utilizadas en los sistemas con mangueras de agua a presión para la eliminación del estiércol.


El gran número de cerdos y las grandes cantidades de estiércol acumulado en una zona limitada generan el potencial para una importante cría de moscas.

 

 

<<Capítulo anterior: Monitorización

 

 

Contáctenos

Nombre:

Empresa:

Email:

Teléfono:

Consulta:

 

 

 

 

 

 

 

 



Austral Del Plata

 

 

 

Biofarma

 

 

 

<<<Volver a artículos | <<< Volver al inicio

¡CSS Válido! Valid HTML 4.01 Transitional

Copyright © 2005 Universo Porcino.

DeSitiosWeb - Diseņo de sitios web