Nutricion porcina 03/14

 

Programa para el pre engorde

 

 

Los lechones adquiridos de distintas procedencias están incluso programados para determinados problemas: animales con dotaciones inmunobiológicas diferentes y distintos grados de infestación vérmica, animales con estrés por un prolongado transporte, reagrupados en un ambiente totalmente nuevo, alimentados con un pienso probablemente desconocido para ellos , son factores todos ellos que traen comprobadas dificultades.

 

El manejo de lechones en el pre engorde varía mucho. Hay de todo desde la paja y el estiércol sólido hasta el suelo de listones integral desde el grupo de 10 hasta el grupo de 50-60 lechones, desde la alimentación racionada de comedero hasta la alimentación a voluntad en instalaciones automáticas.

 

Las colibacterias migran al intestino delgado:

Sabemos que pueden surgir estas enfermedades colicepas, después del cambio de pienso, se multiplican intensamente y migran desde el intestino grueso hacia arriba al intestino delgado.

Por regla general las colibacterias vuelven a bajar siempre desde el intestino delgado hacia el intestino grueso bajo el efecto de los movimientos intestinales (peristalsis). Como las substancias tóxicas (colitoxinas) producidas por las bacterias sólo pueden desarrollar su eficacia cuando las colibacterias penetran en la mucosa intestinal, las enfermedades sólo se presentan cuando la peristalsis esta alterada.

 

Los trastornos en la peristalsis se producen fácilmente después de cambios en los piensos, como consecuencias de alteraciones digestivas. Entonces los coligérmenes hemolizantes penetran en la mucosa del intestino delgado. Según la clase de toxina se produce una diarrea o surge la enfermedad de los edemas con sus diversos síntomas.

Hay certezas de que en la aparición de la enfermedad de los edemas debe haber además una disposición hereditaria. Si no Cómo se explica que en grupos de animales de pre engorde que son manejados y alimentados en idéntica forma, siempre sólo algunos pocos cerdos lechones sufren la enfermedad de los edemas, mientras que una diarrea condicionada por coligérmenes la padecen siempre la totalidad del grupo?

 

Forrajes medicamentosos de formulaciones distintas:

Las enfermedades descritas aparecen casi siempre en el 7° al 14° día después del cambio de pienso. Está claro, por consiguiente, que debe completarse el pienso de pre engorde adaptado a las exigencias fisiológicas de la digestión de los lechones con sustancias fundamentalmente eficaces contra los coligérmenes, con el objeto de bloquear los “problemas estándar” del pre engorde.

Dado que precisamente en infecciones por bacterias intestinales patógenas hay que contar con la aparición de efectos de resistencia, se ponen a disposición forrajes medicamentosos con formulación diferenciada, para poder cambiar rápidamente el preparado cuando aparecen tales resistencias.

Está claro que estas resistencias aparecen con más rapidez en los casos en que se trabaja por el método “dentro-fuerza” es decir, cuando se pueden interrumpir las cadenas infectantes.

 

Aplicación durante 15 días:

La administración del forraje medicamentoso conviene hacerla por lo general por espacio de los primeros 15 días del pre engorde. No existen reparos contra una administración más prolongada de tal forraje. Si este sólo se da por espacio de unos 8 días, se aplazan 8 días los posibles problemas que puedan surgir. Es decir, si el forraje medicamentoso se deja de administrar, los problemas vuelven a presentarse.

Un forraje medicamentoso que en un determinado efectivo ha mostrado una acción segura y eficaz no debe cambiarse sin una causa importante, y únicamente cuando su eficacia disminuye.

 

Programa:

Para llevar los lechones de pre engorde lo más sanos posibles y a todos sin excepción al cebado principal:

Un pienso de pre engorde que permita rendimientos extremadamente elevados, no aumenta más que de un modo innecesario el riesgo de enfermedades. Incluso cuando los lechones de pre engorde superan sin perdida una coliinfección, el pre engorde se prolonga por esta causa rápidamente en dos semanas. Los índices para un pienso de pre engorde deberían ser: 680-700 GN, 14,5-15% de proteína cruda diluida, 0,8-0,9% de lisina, 6% de fibra cruda.

 

Todos los lechones reciben antes del reagrupamiento 1 ml de Stresnil por 20 Kg de peso corporal o 1 ml de Chlorprmazin por 30 Kg de peso corporal, con el objeto de evitar luchas innecesarias y muertes.

 

Se administra un forraje medicamentoso eficaz contra los coligérmenes, por espacio de unos 15 días.

 

Como casi todos los cerdos están afectados de lombrices, se dejan que éstos vacíen los alimentadores automáticos después de pararlos, por espacio de 48-72 Hs. En este tiempo los cerdos se habrán acostumbrado al nuevo establo y a las instalaciones alimentadoras. Después se incorpora por lechón i Kg de un aditivo medicamentoso para el tratamiento antivérmico.

 

La mayoría de los fabricantes han elegido la concentración del agente antivérmico de tal modo que con esta cantidad puede quedar libre de lombrices un lechón de 20 Kg. Una vez consumido el pienso antivérmico, se vuelven a cargar los mecanismos automáticos con el primer forraje medicamentoso.

Para alimentación racionada es válido lógicamente el mismo principio. En lugar de efectuar dos tratamientos antivérmicos individuales, puede aplicarse también un tratamiento antivérmico de larga duración. En este caso el correspondiente producto antivérmico de halla incorporado al forraje medicamentoso que se administra por espacio de 15 días.

 

No existe ningún medicamento ni ninguna combinación del mismo que permita evitar con seguridad la aparición de la enfermedad de los edemas. Cuando en algunas explotaciones hay que contar con la aparición de esta enfermedad, es conveniente que los cerdos acaben con el contenido de los mecanismos automáticos hasta el sexto día y se vuelva a iniciar su alimentación a partir del noveno día. Deben disponer de agua para beber a discreción.

 

Forrajes medicamentosos comprimidos para alimentación:

 

Al permanecer el sistema digestivo, muchas veces alterado, vuelve a normalizarse con la supresión del pienso, a saber la producción de enzimas, la flora intestinal y el pH del intestino, de modo que no se produce una gran cantidad de coligérmenes hemolizantes.

En caso de una fuerte infestación vérmica se vuelve a repetir el tratamiento antivérmico por cuatro semanas.

 

Son los más indicados, porque no existen en estos casos ningún peligro de disgregación de la mezcla. Los forrajes medicamentosos en forma de harina son un compromiso aceptable. Los productos medicamentosos espolvoreados sobre el pienso tenían su justificación como alternativa mientras no existían forrajes medicamentosos. En la actualidad debería considerarse este método de administrar medicamento como cosa ya del pasado. Los forrajes medicamentosos son, al igual que los preparados Stresnil y Chlorpromazín, de administración obligatoria.

 

 

 

 

 

 

Comente esta nota

 

Ver los comentarios

 

 

 

 

 


Biomax

Biodigestores

 

 

 

 

Grantec

Grantec

Comederos, pisos, bebederos, calefaccion, silos

 

 

 

 

Equipor

Equipor

Equipamientos e insumos

 

 

 

 

Termoplast

Comederos para cerdos

 

 

 

 

 

 

 

<<<Volver a artículos | <<< Volver al inicio

¡CSS Válido! Valid HTML 4.01 Transitional

Copyright © 2005 Universo Porcino.

DeSitiosWeb - Diseņo de sitios web