Actualidad porcina 08/13

 

En FERICERDO 2013 también se oirá la voz de los protagonistas

El cooperativismo en el negocio porcino

 

En todas las ediciones de FERICERDO, alternando con las charlas de técnicos especialistas, también tuvieron su espacio los productores que apostaron –aceptando los riesgos- a cambios tanto para escapar a los momentos de crisis como para aprovechar el viento de cola y crecer en tiempos de estabilidad. En la décima edición de esta expo única en el país que reúne al sector porcino (22 y 23 de agosto, INTA Marcos Juárez), el espacio será cubierto por experiencias de productores asociados y cooperativas que aprovecharon la integración para posicionarse en el mercado de la carne porcina.

 

La producción de cerdos en la Argentina se desarrolla actualmente de forma complementaria a la agricultura en una doble estrategia: como diversificación de riesgos e ingresos y, más recientemente, como agregado de valor con la transformación de grano en carne.

El estrato más importante en cuanto a la cantidad de productores que incluye, es el de los establecimientos pequeños y medianos, que poseen entre 11 y 100 madres con objetivos claramente comerciales. Los problemas que estos establecimientos enfrentan no son pocos e incluyen baja productividad física y eficiencia productiva, baja gestión empresarial, programas de manejo inadecuados, deficiencia en las instalaciones, problemas de contaminación ambiental y finalmente de inserción comercial por baja escala, entre otros.

 

Estas dificultades poseen mejores posibilidades de resolverse o mitigarse cuando los productores forman parte de empresas asociativas o se integran con otros. Hay muchas experiencias en marcha que han logrado beneficios a corto, mediano y largo plazo especialmente en cuanto al aumento de escala y la mejora de la rentabilidad, avanzando en la cadena productiva y por ende escalando en el negocio.

En el panel precisamente titulado “Integraciones para escalar en el negocio porcino”, que tendrá lugar en FERICERDO 2013 en la jornada del 22 de agosto a las 14.30 hs, las voces de los propios protagonistas serán las que compartan cuatro casos de productores asociados y cooperativas de las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Misiones que, con diversas particularidades, innovaron en sus formas organizativas o en sus negocios para posicionarse en el nuevo escenario nacional de la producción porcina.

 

Una estrategia conveniente para empresa y productores

La Cooperativa General Paz, de Marcos Juárez, cumple 61 años de historia y actualmente desarrollando la instalación de una chacra porcina que alberga 1000 madres y espera en el corto plazo llegar a las 4000. Vincula en la actualidad a 6 productores con una perspectiva de llegar a 25 asociados al proyecto para desarrollar en su propio establecimiento la etapa de engorde y terminación. La chacra cooperativa realiza en instalaciones propias la maternidad y recría de los animales, completándose el ciclo en campo de los productores integrados llevando adelante la terminación de 30 a 120 kg. Leandro Rossi, gerente de la Cooperativa, define: “para el productor solo, ningún escenario es viable. Debe apoyarse en una organización para poder crecer y ser sustentable”.

 

Tradicionalmente vinculada a la producción agropecuaria, reconoce dos impulsos para diversificar sus negocios: la propia visión innovativa de la organización y las demandas de los productores asociados que coinciden en la importancia de complementar los servicios agrícolas con el agregado de valor. “La visión predominante responde a aprovechar los buenos momentos de la soja para generar e invertir en otras actividades que sean complementarias y potencien su rentabilidad. La chacra porcina se incorpora a la estructura de la cooperativa con un efecto compensador a la actividad de acopio de granos y venta de insumos y servicios”, apunta. Los protagonistas reconocen que el cambio más importante opera en la incorporación de un fuerte trabajo de gestión tanto en la chacra de la cooperativa como en los establecimientos de los productores integrados al negocio.

“No estamos solos”

Conformada en 2011 con integrantes del Grupo de Cambio Rural Porcino del INTA, la cooperativa de productores porcinos de Navarro (Buenos Aires) está formada por 20 productores pequeños del partido de Navarro, pero es una organización que se reconoce a sí misma como de puertas abiertas y ve en esa apertura a nuevos socios una oportunidad de crecer y fortalecerse.

La experiencia cuenta con una fuerte articulación con el sector público, especialmente con el municipio de Navarro y la provincia, y con la escuela agrotécnica donde funciona el núcleo genético que, a través de un reglamento modelo en la zona, comenzará pronto a distribuir los animales. Los integrantes de la cooperativa asumen que el cerdo se está convirtiendo en una de las principales carnes para consumo interno y para exportación y que además aun tiene mucho potencial para desplegar. Daniel Yuse, presidente de la organización, resume: “vemos que estas oportunidades ya están siendo aprovechadas por los grandes capitales y también por aquellas integraciones donde una empresa provee a sus integrados las madres, los insumos, el plan sanitario, etc. y finalmente el productor sólo aporta el servicio pero no toma decisiones, es decir, no maneja su negocio, como en el caso de aves” y concluye: “los productores debemos concientizarnos de que es necesario juntarnos para solucionar problemas que son comunes, que no estamos solos.”

 

En toda la cadena

Otra experiencia que subirá al escenario del auditorio de FERICERDO 2013 será la de la Cooperativa Frigorífica Leandro N. Alem Ltda, de Misiones, que fundada en 1989, promovió que productores de los departamentos de Leandro N. Alem, 25 de mayo y Guaraní comenzaran a dedicarse al cerdo. Esta zona está muy vinculada a Brasil, influencias tanto productivas como culturales que han sido capitalizadas por la organización a través del intercambio de experiencias y conocimientos, especialmente en torno al fortalecimiento del proceso asociativo.

 

La cooperativa asocia a 240 productores de cerdo bajo dos formas de integración, una de servicio de recría y terminación para la cual la cooperativa posee unidades de producción de lechones y los productores realizan los servicios de engorde en sus chacras, y la segunda en la cual los productores hacen todo el ciclo productivo en sus establecimientos. Articulado con la producción de cerdos cuentan con un grupo asociado de 200 pequeños productores de maíz cuyos predios no superan las 25 ha.

La organización reconoce como la clave de su sustentabilidad a su presencia en todos los eslabones de la cadena de cerdo: acopio de granos, fabricación de alimento, centro multiplicador de genética, maternidad, recría y terminación, proceso de industrialización, faena y chacinado y su inclusión en la cadena de comercialización.

“Fue necesario trabajar la idea de pensarse cada uno como parte de una cuenca y de una cooperativa, que tiene que tener como productor un vínculo permanente con la organización y que este se logra con la participación. Porque es ese vínculo el que lo sostendrá en las diferentes cuestiones inherentes a la producción y a la comercialización y la que le brindará el respaldo empresarial para su crecimiento”, cuenta Sergio Peñalva Jos, un integrante de la cooperativa

 

Con el esfuerzo y las expectativas a pleno

Finalmente, la Asociación de Productores de Cerdo (APROCER) del área de Oncativo (Córdoba) es un proyecto que está en construcción pero con objetivos ambiciosos. Agrupa a 15 pymes agropecuarias y a un total de 25 productores de Oncativo, Impira y Matorrales, zona que además está trabajando en el desarrollo de un clúster porcino que incluye la industrialización y el desarrollo de marca de origen.

 

Esta organización reconoce como antecedente fundamental la historia de estos productores en Cambio Rural, programa que lleva adelante el INTA, y el trabajo con Federación Agraria Argentina. Los productores se organizaron bajo la forma de una sociedad anónima para desarrollar de manera conjunta la parte reproductiva del criadero. El proyecto prevé que luego cada productor retire de la granja los lechones de manera proporcional a su participación en la sociedad. La etapa de engorde la realiza cada productor de manera individual o de forma colectiva si se concreta la idea de la construcción de galpones de engorde de manera asociada.

 

Victor Hugo Gasparini, uno de los socios, comenta: “El proyecto actualmente incluye un plantel de 250 madres y se planea una expansión a 1000 en esta primera etapa, el crecimiento a partir de allí dependerá de cómo funcione el negocio de manera integral, tanto en lo productivo como en la forma en que madure la integración”.

 

 

Comunicaciones INTA Marcos Juárez – Julio 2013

 

Comente esta nota

 

Ver los comentarios

 

 

 

 

 


FERICERDO 2013- VIDEOS

 

 

 

<<<Volver a artículos | <<< Volver al inicio

¡CSS Válido! Valid HTML 4.01 Transitional

Copyright © 2005 Universo Porcino.

DeSitiosWeb - Diseño de sitios web